Camino de migas

Camino de migas

Publicador de contenidos

Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos

19 de Junio

La "violencia sexual relacionada con los conflictos" abarca las violaciones, la esclavitud sexual, la prostitución forzada, los embarazos forzados, la esterilización forzada y cualquier otro acto de grave violencia sexual contra mujeres, hombres o niños que tienen una vinculación directa o indirecta con un conflicto.

En junio de 2015, la Asamblea General proclamó, en su resolución A/RES/69/293, el 19 de junio Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de ponerle fin, honrar a las víctimas y las supervivientes de la violencia sexual de todo el mundo y rendir homenaje a todas las personas que han dedicado su vida con valentía a la lucha para erradicar estos delitos y han perdido la vida en esa empresa.

La fecha fue elegida para conmemorar la adopción de la resolución 1820 del Consejo de Seguridad, el 19 de junio de 2008, en la que el Consejo condenó la violencia sexual como táctica de guerra y un impedimento para la consolidación de la paz.

La violencia sexual relacionada con los conflictos es una forma de violencia extremadamente devastadora con efectos duraderos y dañinos para las víctimas y continúa utilizándose como táctica de guerra, tortura y terrorismo. Afecta profundamente a la salud física, sexual, reproductiva y mental de las víctimas y destruye el tejido social de las comunidades. Las mujeres y las niñas siguen siendo sometidas a formas brutales de violencia sexual, mientras los grupos armados controlan recursos esenciales, incluidos los servicios médicos. La mayoría de las mujeres y niñas no buscan atención médica debido al miedo, el estigma o la inseguridad reinante. En varias situaciones afectadas por conflictos, la destrucción masiva y generalizada de instalaciones de salud, el asesinato directo e indirecto de trabajadores de la salud y las limitaciones del acceso humanitario están obstaculizando gravemente la prestación de asistencia vital a los y las pacientes, incluidos las supervivientes de violencias  sexuales relacionadas con el conflicto.

El mundo se enfrenta al mayor número de conflictos desde la Segunda Guerra Mundial, mientras que el número de personas obligadas a huir de sus hogares ha alcanzado la cifra récord de 117 millones. El desprecio por el derecho internacional, la proliferación de armas, la creciente militarización y la reducción del espacio cívico continúan exacerbando la violencia sexual y desafiando la seguridad en la presentación de informes y respuestas.

En este contexto, los ataques contra infraestructuras civiles por parte de las partes en conflicto, incluidas las instalaciones sanitarias, se están intensificando y privan a las comunidades de derechos fundamentales como el derecho a la salud. Esto plantea graves amenazas a la seguridad de los civiles, incluidos los grupos vulnerables, como las supervivientes de la violencia sexual relacionada con el conflicto, ya que los hospitales son esenciales para proporcionar asistencia vital en las zonas afectadas por el conflicto. Además, las supervivientes suelen buscar refugio en hospitales, esperando encontrar seguridad, atención y apoyo.

Garantizar la seguridad de los hospitales en zonas de conflicto es primordial para el bienestar de los sobrevivientes de violencia sexual y de las personas en riesgo, y apoyar su búsqueda de justicia.

Fuente: Naciones Unidas