Camino de migas

Camino de migas

Titulo - Empleo

Empleo

La población asturiana respecto a la actividad laboral

La población asturiana respecto a la actividad laboral

Uno de los mayores elementos de desigualdad entre mujeres y hombres en Asturias, como en el resto del país, es el empleo. Las diferencias comienzan con la participación de unas y otros en el ámbito laboral: el nivel de actividad laboral (en valores absolutos y en tasas) es manifiestamente menor entre las mujeres.

Tabla 3.1. Población asturiana (miles de personas) de 16 y más años, según su situación laboral, por sexo: 2006-2018
Fuente: Encuesta de Población Activa, INE. (Elaboración propia)

La tabla 3.1. resume los datos de actividad, desempleo y ocupación de la población asturiana para cada sexo en promedio de los cuatro trimestres de cada año, según datos de la Encuesta de Población Activa. 

 

El mayor envejecimiento de la población femenina en Asturias hace que haya 45.600 mujeres más que hombres en la estimación para 2018 de la EPA, en términos absolutos. Sin embargo, la diferencia entre mujeres y hombres en situación de inactividad laboral es aún mayor, habiendo 58.600 mujeres más que hombres en tal situación. También hay una gran diferencia en la población ocupada: en este caso, 17.000 mujeres menos que hombres. Del total de ocupados, si distinguimos por jornada, encontramos que hay 49.500 mujeres menos ocupadas a tiempo completo que hombres en la misma situación, mientras que, entre el empleo a tiempo parcial, las mujeres sobrepasan a los hombres en 32.500. Hay 4.000 mujeres más que hombres en desempleo en la actualidad.

La siguiente imagen (Gráfico 3.1) ofrece la posibilidad de comprender de manera más rápida esta distinta composición de la población en edad laboral, según el sexo, así como su evolución en el tiempo (1).

 
Gráfico 3.1. Población en Asturias según su relación con el empleo, 2006-2018 (% respecto al total de 16 y más años de cada sexo)
Fuente: INE, Encuesta de Población Activa. Datos anuales. Elaboración propia

La población inactiva es mayor entre las mujeres que entre los hombres, tanto en valores absolutos como relativos (% respecto al total de cada sexo), aunque la tendencia en el tiempo de las primeras sea ligeramente decreciente, y creciente la de los segundos. Parece que la crisis económica tuvo un impacto diferencial en la población según el sexo: más abandono del mercado laboral en los hombres, y mayor incorporación al mismo en las mujeres. No obstante, en ningún momento el porcentaje de mujeres inactivas ha bajado del 50%, ni el de hombres ha llegado a sobrepasar dicho valor.

 

En cuanto al trabajo a tiempo completo, es una constante que esta situación tenga mucho más peso entre los hombres que entre las mujeres; en 2018 era del 45,2% vs. 30%. Por otro lado, durante la crisis la proporción de mujeres con empleo a tiempo completo no sufrió grandes cambios, mientras que en el caso de los hombres sí hubo una considerable pérdida de peso de esta situación a favor de la inactividad y el paro.

 

La tercera diferencia está en el empleo a tiempo parcial. Este tipo de empleo está feminizado. En 2018 había 45.500 mujeres y 13.000 hombres con este tipo de jornada en Asturias.

 

El desempleo es la situación que menos diferencias causa en la comparación por género. Si bien es cierto que en todo el período ha habido más hombres desempleados que mujeres (entre 2012 y 2016, sobre todo), también es cierto que, en porcentaje, respecto al total de población las diferencias se matizan, ya que el peso de los desempleados fluctuó en el intervalo del 3,8% al 13,9% y el de las desempleadas en el del 4,6% al 11,5%.

En los siguientes apartados se irá analizando en mayor detalle cuáles son las diferencias de género en la estructura de la población en cuanto al ámbito laboral.

 

Respecto a la evolución, en el anterior gráfico se aprecia con claridad que, dentro de la serie temporal seleccionada, 2013 fue el año en que el empleo alcanzó su mínimo, siendo el punto de inflexión de los efectos de la crisis económica sobre el mercado laboral en Asturias (Gráfico 3.1). Desde ese momento hasta 2018 la población ocupada, tanto a tiempo completo como a tiempo parcial, ha ido aumentado en ambos sexos (Gráfico 3.2). La población desempleada disminuyó, también en ambos casos, si bien la reducción fue mucho mayor entre los hombres: de toda la población que salió de la situación de desempleo entre 2013 y 2018, casi 6 de cada diez fueron hombres (el 58,8%). En cuanto a la inactividad, ambas poblaciones (mujeres y hombres) mantuvieron la inercia que traían de la crisis: salida de la actividad laboral en los hombres, y aumento de la participación en las mujeres.

Gráfico 3.2 Variación de la población de 16 y más años, por sexo y situación respecto al empleo, en Asturias, (miles de personas)
Fuente: INE, Encuesta de Población Activa. Datos anuales. Elaboración propia

La recuperación en el empleo desde 2013 no consigue paliar la destrucción que se produjo desde que la crisis económica comenzara. Comparando los datos de 2018 con los de 2008 (Gráfico 3.2.), las variaciones en la población según su situación laboral adquieren otro perfil en lo que se refiere al empleo a tiempo completo y al desempleo; al cabo de estos diez años en Asturias hay 9.100 paradas más y 19.400 ocupadas a tiempo completo menos. En el caso de los hombres, el aumento de la población desempleada es ligeramente superior (10.300), pero también la población ocupada a tiempo completo ha disminuido en una cantidad mucho mayor: 56.900.