Camino de migas

Camino de migas

Título - Salarios e ingresos

Salarios e ingresos - Última actualización: febrero 2020

Salarios e ingresos

El mercado laboral es un ámbito generador de desigualdades no sólo por poseer ciertas estructuras y dinámicas que definen un acceso y un mantenimiento en el empleo desigual entre sexos; también el valor que se adjudica al trabajo que desempeñan mujeres y hombres, traducido en retribuciones, produce desigualdades.

 

El concepto de brecha salarial de género (BSG) es una de las medidas de estas diferencias salariales, y se refiere a la distancia (brecha o gap en inglés) en el salario promedio de las mujeres y de los hombres, a favor de estos. Concretamente, la BSG indica cuál es la diferencia entre el salario promedio de las mujeres y el de los hombres, expresando el primero como un porcentaje respecto del segundo. Es decir: si la BSG en un momento dado fuera el 20%, significaría que la media salarial de las mujeres es el 80% del promedio de los salarios de los hombres.

 

En el cálculo de la BSG en nuestro país se utiliza como fuente la Encuesta de Estructura Salarial del INE, que tiene una doble periodicidad: cada año (Encuesta Anual de Estructura Salarial, EAES) y cada cuatro años (la Encuesta Cuatrienal de Estructura Salarial), que es la que se realiza en todos los Estados Miembros de la Unión Europea de manera armonizada para facilitar la comparación entre ellos. Los últimos datos disponibles, facilitados por el INE en junio de 2019, corresponden a la Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2017 (1).

 

La diferencia salarial promedio entre mujeres y hombres se puede calcular en base a sus retribuciones anuales o a sus retribuciones por hora trabajada. Ambas medidas son interesantes, ya que cada una de ellas permite visualizar diferentes componentes de la brecha salarial. No obstante, el indicador que se toma como referencia en Europa para medir la BSG es la calculada sobre el salario bruto por hora.

 

En este capítulo se exponen en primer lugar los resultados de la EAES 2019 para los salarios brutos por hora y la BSG no ajustada, después la BSG ajustada a ciertas características personales y en tercer lugar los resultados en ganancia media anual y su correspondiente brecha salarial. En cuarto lugar, se ofrece otra medida de las diferencias salariales por sexo: la distribución salarial. Por último, se dará valor a las diferencias por sexo que existen en las prestaciones contributivas: prestación por desempleo y pensiones.