Resumen - Ciencia y tencología

Resumen - Última actualización 5 de febrero de 2021

En 2019 se presentaron en Asturias 198 tesis doctorales, de las que el 53,5% fueron realizadas por mujeres. Por rama de conocimiento, las Ciencias son las que generan más tesis en Asturias, tanto de mujeres como de hombres. En el caso de las mujeres,  son también la rama más importante en esta producción: de cada 10 tesis aprobadas por mujeres, 3,5 fueron en esta rama de conocimiento. Las ciencias, además, son paritarias en cuanto a la distribución por sexo de las autorías: 51% de mujeres. En la rama de ingeniería, industria y construcción sólo 3 de cada 10 tesis aprobadas fueron presentadas por mujeres, mientras que en Informática, la que la presencia de mujeres fue menor: sólo 1 de las 9 tesis presentadas tuvo por autora una mujer. Por disciplina científica, en ciencias de la vida (Biología, Biotecnología), el 55% de las tesis las hicieron mujeres; en ciencias físicas, químicas y geológicas la presencia de mujeres fue el 53%, pero en matemáticas sólo se llega al 17%. Es decir, donde hay una representación femenina aún muy insuficiente es en la informática, en la rama de las ingenierías, industria y construcción, y en matemáticas.

Estas diferencias en el primer paso de la carrera científica y tecnológica, se refleja en el acceso al trabajo dentro del sector de las actividades de investigación científica y desarrollo tecnológico (I+D): sólo el 38,6% de las 3.713 personas empleadas en equivalencia a jornada completa, son mujeres. De cada 10 mujeres que trabajan en estas actividades en Asturias, 5 lo hacen en instituciones asociadas a la Enseñanza Superior, 3 en empresas y 2 en la Administración Pública. Sin embargo, es en la Administración el único sector en el que las mujeres son mayoría dentro de la actividad I+D (54,7%), mientras que en las empresas son minoría (28,7%). En la Enseñanza Superior hay un 43% de mujeres. Estas cifras significan que, con la actual distribución del empleo en I+D en administración y enseñanza superior, si en Asturias el sector empresarial alcanzase la paridad por sexo en la contratación del personal (mínimo 40% de mujeres), el empleo de mujeres en I+D aumentaría en 178 personas (en equivalencia a jornada completa), lo que elevaría en 4,7 puntos la participación total de mujeres en el sector I+D, alcanzándose la paridad en el sector: 43, 3% de mujeres

En cuanto a la población general y al conocimiento y uso de Tecnologías de la Información y de la Comunicación, en Asturias ha ido aumentando en los últimos años, aunque entre las mujeres siempre había venido siendo algo menor. Entre 2012 y 2019 el uso frecuente de internet había avanzado 29,8 puntos porcentuales entre las mujeres, y 27,1 puntos entre los hombres, mientras que las compras por internet aumentaron 19,2 puntos en los hombres y 21,1 en las mujeres. El año 2020 supuso un repunte de las compras por internet tanto en mujeres como en hombres, sin duda debido al confinamiento y las restricciones impuestas por el estado de alarma ante la crisis COVID -19: las mujeres de entre 35 y 44 años son el grupo que hizo más uso de la compra online, en un porcentaje prácticamente del 87%, muy por encima de los hombres de su mismo grupo de edad.

En cuanto a las brechas digitales, sólo se conserva la mayor frecuencia de uso de las TIC entre hombres que entre mujeres en el grupo de edad más avanzada (entre 65 y 74 años); en las edades intermedias se ha dado un vuelco en el uso de internet para realizar compras, con una brecha enorme a favor de las mujeres entre los 35 y los 44 años (21,3 puntos de diferencia), y mayor uso frecuente de internet entre los 45 y 54 (2,5 puntos), y sobre todo entre los 55 y los 64 años (13 puntos y medio).

Existe otra brecha digital por nivel educativo. A partir de la segunda etapa de educación secundaria, las personas que hacen un uso frecuente de internet supera el 90%, tanto entre mujeres como entre hombres. Sin embargo, entre las personas que han llegado al nivel de secundaria obligatoria o equivalente, el porcentaje se reduce al 75%, y en torno al 50% de las que tienen primaria. La brecha por género se hace máxima entra personas que no han llegado a completar la etapa de educación primaria: el 71,7% de los hombres frente al 55,6% de las mujeres.