Abandono temprano de la educación-formación

Abandono temprano de la educación-formación

Este indicador está definido como el porcentaje de población de 18 a 24 años que no ha completado el nivel de Segunda Etapa de Educación Secundaria y no sigue ningún tipo de educación-formación, y forma parte de los indicadores de la Estrategia Europa 2020. Debido al cambio en el sistema de clasificación de los niveles educativos adoptado en España para adaptarse al marco internacional, el INE estableció una ruptura de serie en 2014, motivo por el que en este caso solamente recogemos la evolución de este indicador desde dicho año.

Tabla 2.2. Evolución de la tasa de abandono temprano de educación-formación por sexo (%), España y Asturias 2014-2017
Tabla 2.2. Evolución de la tasa de abandono temprano de educación-formación por sexo (%), España y Asturias 2014-2017
Fuente: Nivel de Formación, Formación Permanente y Abandono: Explotación de las variables educativas de la EPA. MEyFP

El objetivo fijado para Europa es una tasa del 10% en 2020, aunque para España se ha establecido un objetivo del 15%. De nuevo es necesario llamar la atención sobre la necesidad de tomar estas cifras con cautela en el caso asturiano, ya que el pequeño tamaño de la muestra, acotado aún más por el intervalo de edad, puede provocar gran variabilidad en los resultados. De hecho, esto es lo que se observa sobre todo en el caso de las mujeres asturianas. Tras dos años de claro aumento de esta tasa entre las jóvenes en Asturias -años en los que, incluso, superaron la tasa masculina-, el dato de 2017 vuelve a situarse en valores similares al de 2014.

Gráfico 2.3. Evolución de la tasa de abandono temprano de educación-formación por sexo (%), España y Asturias 2014-2017
Gráfico 2.3. Evolución de la tasa de abandono temprano de educación-formación por sexo (%), España y Asturias 2014-2017
Fuente: Nivel de Formación, Formación Permanente y Abandono: Explotación de las variables educativas de la EPA. MEyFP

Lo importante a señalar es que esta tasa en Asturias está por debajo de la correspondiente a la media nacional, tanto para mujeres como para hombres. La tasa femenina de 2017 (10,8%) cumple ya el objetivo español, y está cerca de alcanzar el objetivo europeo del 10%. Es una de las tasas más bajas de las Comunidades Autónomas, sólo por encima de País Vasco, Cantabria, Navarra y la Rioja.