Camino de migas

Camino de migas

Formación permanente y continua en población adulta (de 25 a 64 años)

Formación permanente y continua en población adulta (de 25 a 64 años)

Este indicador[1] informa de la participación en actividades de aprendizaje y formación realizadas por la población comprendida entre 25 y 64 años. Estas actividades incluyen la educación formal y no formal, pueden ser conducentes o no a un título oficial, y restringirse al ámbito educativo o dirigirse a la obtención de cualificaciones para el ámbito laboral. El objetivo de estas actividades debe ser el aprendizaje de conocimientos, competencias o aptitudes; este objetivo es el que permite distinguir entre actividades formación permanente y otro tipo de actividades (culturales o de ocio). En todo caso, el objetivo establecido en la Estrategia Europa 2020 fue que el 15% de la población en edad de trabajar participase en actividades de educación a lo largo de la vida.

Según los últimos datos disponibles, que corresponden al año 2019 (4), en Asturias el 9,7% de las mujeres y el 7,8% de los hombres de entre 25 y 64 años participaban en alguna actividad de este tipo. En ambos casos se está lejos de alcanzar ese 15%, pero también se está por debajo de la media nacional, que es 11,7% para las mujeres y 9,5% para los hombres. De hecho, nuestra región es en 2019 la Comunidad con menor porcentaje de población participante en alguna actividad de formación (Gráfico 2.4).

 

En todas las comunidades las mujeres hacen un mayor esfuerzo que los hombres por formarse en estas edades.

 

 

 

Gráfico 2.4. Porcentaje de personas de 25 a 64 años que cursan estudios, por sexo y comunidad autónoma, 2019
Gráfico 2.4. Porcentaje de personas de 25 a 64 años que cursan estudios, por sexo y comunidad autónoma, 2019
Fuente: Nivel de formación, formación permanente y abandono; explotación de las variables educativas de la Encuesta de Población Activa, MEyFP.

Dentro de la Unión Europea la media de este indicador para las mujeres en 2018 fue de 12,1%, aunque el rango de variación entre países era muy amplio, con Suecia como país con mayor porcentaje de mujeres siguiendo algún tipo de formación (36,1%) y Rumanía con el menor (0,9%).

 

[1] Se define como el cociente entre la población de 25 a 64 años que ha recibido cualquier tipo de educación o formación en las cuatro semanas anteriores a la semana de referencia de la encuesta (Encuesta de Población Activa) y la población total del mismo grupo de edad, excluyendo las personas que no contestan a la pregunta de participación en educación y formación. Se calcula en base a medias anuales de datos trimestrales de la Encuesta de Población Activa.