Camino de migas

Empleo y nivel educativo

Empleo y nivel educativo

En términos generales, a mayor nivel educativo, mayor tasa de empleo (tanto para mujeres como para hombres) aunque dentro de cada nivel la tasa de empleo de los varones está siempre por encima de la de las mujeres (3).

Gráfico 3.16. Tasas de empleo (%) por nivel educativo y sexo. Asturias 2019
Gráfico 3.16. Tasas de empleo (%) por nivel educativo y sexo. Asturias 2019
Fuente: Formación, Mercado Laboral, y Abandono: explotación de las variables educativas de la EPA, MEyFP

En el gráfico anterior (Gráfico 3.16) también puede observarse que las diferencias en el empleo entre ambos sexos se reducen a medida que aumenta el nivel educativo; es decir, la formación reduce la brecha de género en las tasas de empleo [1]. Así, la brecha para el nivel educativo más bajo es de 13,6 puntos porcentuales, baja a 8,7 puntos en el caso de trabajadores/as con nivel de 2ª etapa de educación secundaria, y se reduce a 3,3 puntos entre las personas con educación superior.

Si se desagrega además por grupo de edad (Gráfico 3.17), la mayor diferencia entre tasas de empleo de hombres y mujeres se da entre los 35 y los 44 años, en aquellas personas con un nivel educativo más bajo: casi 22 puntos de diferencia en la tasa de empleo. En las personas entre 45 y 54 años de este mismo nivel educativo la brecha es muy alta también, aunque menos: 15,8 puntos.

 

La máxima tasa de empleo de las mujeres en Asturias la alcanzan aquellas que tienen entre 45 y 54 años y tienen un nivel educativo más alto (estudios superiores finalizados), con un 82,6%. En el extremo contrario, las asturianas con más dificultades para trabajar son las que tienen 55 años o más y un nivel educativo más bajo (inferior a la Secundaria Obligatoria), ya que solamente el 34,6% tienen un empleo.

Gráfico 3.17. Tasas de empleo (%) por nivel educativo, sexo y grupo de edad. Asturias 2019
Gráfico 3.17. Tasas de empleo (%) por nivel educativo, sexo y grupo de edad. Asturias 2019
Fuente: Formación, Mercado Laboral, y Abandono: explotación de las variables educativas de la EPA, MEyFP

La tendencia general de que cuanto más alto sea el nivel educativo, más se reduce la diferencia entre las tasas de empleo de mujeres y hombres, no siempre se cumple al discernir también por edades. Por ejemplo, entre las personas con nivel educativo más bajo que tienen más de 55 años, la brecha en las tasas de empleo de mujeres respecto a la de hombres (2,8) es significativamente menor que la que existe en aquellos que tienen de 35 a 44 años y que han acabado sus estudios universitarios (9,1).

 

[1] Para la desagregación por nivel educativo, los datos disponibles de tasas de empleo sólo ofrecen información de la población entre los 25 y los 64 años.