BSG en salario por hora, por sector de actividad

BSG en salario por hora, por sector de actividad

En los siguiente epígrafes se ofrecen cálculos de la brecha salarial de género cuando se controlan cada una de las variables que la Encuesta de Estructura Salarial recoge acerca de las características de las personas trabajadoras. En el caso de los salarios brutos por hora, estas variables son: el sector de actividad en que se inscribe la empresa de trabajo, la ocupación (por nivel) y el tipo de contrato (indefinido o temporal).

Debido a los tamaños muestrales, y a la escasa presencia de mujeres, no hay datos disponibles para estimar su salario en el sector de la construcción en Asturias. En cuanto al sector industrial, el INE sí ofrece datos sobre mujeres, pero advierte que se basan en un número muy reducido de casos en la muestra (entre 100 y 500), lo que hace que las estimaciones puedan estar sujetas a grandes errores. Por tanto, solamente se puede calcular la brecha salarial en el sector servicios (Tabla 5.3.)

Tabla 5.3. Salario bruto por hora según sexo (euros), y BSG (%), en España y Asturias, por sectores, 2018
Tabla 5.3. Salario bruto por hora según sexo (euros), y BSG (%), en España y Asturias, por sectores, 2018
Fuente: INE, Encuesta Anual de Estructura Salarial. Elaboración propia.

Los salarios brutos por hora en el sector servicios están por debajo de la media de todos los sectores: ellas ganan 15 céntimos menos a la hora y los hombres 67 céntimos menos. En este sector, en el que trabaja el 90% de las mujeres con empleo en Asturias, ellas ganan en promedio 3,11 € por hora menos que sus compañeros en el mismo sector, lo que se traduce en una BSG en ganancia por hora de 18,68%. En relación al promedio nacional, el salario de las asturianas en los servicios sigue estando por debajo del que reciben las mujeres de este sector en el conjunto nacional (79 céntimos menos a la hora de trabajo), pero el de los hombres asturianos supera ligeramente el promedio salarial del sector para los hombres en el conjunto nacional (2 céntimos más). Es decir, estos datos nos dicen que el sector servicios también alimenta la brecha salarial en Asturias. No obstante, en el último año los salarios en el sector servicios aumentaron más para las mujeres: 52 frente a 5 céntimos a la hora. Como consecuencia, la brecha en los servicios se acortó entre 2017 y 2018 en 2,89 puntos.

Para observar la evolución de los salarios por sector en Asturias solamente están disponibles las series completas en el sector servicios por el motivo indicado al inicio de este epígrafe (poca presencia de mujeres en la muestra asturiana en industria y  construcción); aun así, sí están disponibles los datos completos de las series de salarios de hombres, lo que permite compararlos con los salarios en el conjunto nacional.

Gráfico 5.3. Evolución de los salarios brutos (€/hora) en el sector servicios, por sexo, España y Asturias 2008-2018
Gráfico 5.3. Evolución de los salarios brutos (€/hora) en el sector servicios, por sexo, España y Asturias 2008-2018
Fuente: INE, Encuesta Anual de Estructura Salarial. Elaboración propia

En el Gráfico 5.3 se observa fácilmente cómo a partir de 2014 los salarios de los hombres asturianos en el sector servicios se dispararon, con un crecimiento del 11,5% hasta 2017. En el caso de las mujeres, en ese mismo periodo crecieron un 5%, tres veces menos. Es decir, a partir del recorte salarial que trajo la crisis, los salarios asturianos se distanciaron de la media nacional aunque, en el caso de los hombres, a partir de 2014 comenzaron una recuperación que los llevó a superar la media nacional para el mismo sexo.

Gráfico 5.4. Evolución de los salarios brutos de los hombres (€/hora) en industria y construcción, España y Asturias 2008-2018
Gráfico 5.4. Evolución de los salarios brutos de los hombres (€/hora) en industria y construcción, España y Asturias 2008-2018
Fuente: INE, Encuesta Anual de Estructura Salarial. Elaboración propia

Por otro lado, en los sectores industrial y de la construcción, el salario de los trabajadores asturianos ha venido siendo superior a la media nacional para los hombres durante toda la serie 2008-2018; en el caso de la industria se aprecia también el aumento significativo a partir de 2014, superior al nacional, mientras que en la construcción este efecto no se ha dado sino hasta 2018.